Blog

Kiwi Homes vs. Sagrada Família

En Barcelona, ​​la ciudad desde donde opera Kiwi Homes, es muy popular la expresión «esto durará más que las obras de la Sagrada Familia!». La primera piedra de esta obra mítica de Antoni Gaudí se colocó en 1882 y se espera que las obras terminen en 2025. Y ahora os preguntaréis que por qué para hablar de las viviendas modulares de Kiwi Homes retrocedemos al siglo XIX, a Gaudí y a expresiones tan arraigadas a Barcelona.

Toda esta introducción es para plantear una pregunta provocadora. Y si la construcción industrializada (off site construction) hubiera sido contemporánea a la época de Gaudí, este arquitecto universal habría encargado la Sagrada Familia a The Kiwi Homes? No lo sabemos. Quizás sí. Al menos se lo habría planteado. Seguramente habría sido el primero en querer ver terminada en vida su obra magna. Quiere decir que Kiwi Homes habría hecho la Sagrada Familia en 4 meses? La Sagrada Familia quizás no pero tu proyecto, sí. 4 meses! Parece increíble, sí, pero es la pura realidad.

Sin embargo es importante aclarar varias cuestiones.

Desde el momento que un promotor decide impulsar un proyecto o tú decides hacerte una casa modular porque ya dispones de un terreno, pasará un plazo más largo o más corto de tramitaciones administrativas, visados, proyectos ejecutivos, permisos de obras que no dependen sólo de Kiwi Homes sino de los diferentes estamentos administrativos. Es decir, desde el momento que Kiwi Homes dispone de todos los permisos, sí iniciamos la fabricación y en 4 meses podemos tener tu vivienda modular y ahorrarte más de un año como mínimo en comparación a la construcción tradicional.

EtapaConstrucción         tradicionalFabricación modular Kiwi Homes
Estudio y proyecto    4 meses (AUTOCAD)   1 semana (BIM)
Tramitación de visado y permiso de obras    3 meses    3 mes
Construcción / Fabricación    18 meses   4 meses
Cèdula de habitabilidad (según municipio)     1 mes   1 mes
TOTAL     26 meses    8 meses 1 una semana

En definitiva en 4 meses puedes ver con tus propios ojos un proyecto palpable con tus propias manos y en cuestión de 4 días tener tu casa en la parcela, lista para los últimos retoques y entrar a vivir en 15 días hábiles ya que los trabajos sobre el terreno se llevan a cabo en paralelo a la fabricación. Esta es la diferencia. Bueno, eso y que todas nuestras viviendas disponen de certificación energética A.

Ahorro de tiempo significa dinero, sí. Significa que quizás vives de alquiler y cuando antes dejes de asumir este gasto, mejor para tu bolsillo. Significa que si eres un promotor podrás comercializar tu proyecto y rentabilizarlo mucho antes. Pero ahorro de tiempo también significa otras cosas, como poderte planificar la vida o poder abordar otros proyectos con más celeridad y, ésta, tampoco es una cuestión menor.

Lo que sí está claro es que con Kiwi Homes seguro que tu proyecto no se alargará tanto como las obras de la Sagrada Familia y acabaremos antes del 2025, siempre y cuando no nos la encargues en 2024, aunque estamos tan abiertos a la innovación en el sector de la construcción que igual incluso así lo conseguimos. Claro que para Albert Einstein el tiempo es una mera ilusión, solía decir. Pero bueno, eso ya lo dejamos para un blog más filosófico. De momento te invitamos a reflexionar sobre el tiempo de Kiwi Homes.

Artículo de David de Montserrat

¿Por qué un inversor apuesta por The Kiwi Homes?

¿Por qué un inversor apuesta por The Kiwi Homes?

¿Por qué un inversor apuesta por The Kiwi Homes?

Como la práctica mayoría de startups, The Kiwi Homes también ha necesitado financiación ajena para poder levantar el proyecto y ofrecer al mercado de la vivienda una solución innovadora en un mercado donde más allá de los materiales, el proceso constructivo ha evolucionado muy poco.

Y el mundo de los inversores es todo un mundo. La decisión de invertir en una empresa como la nuestra no siempre es estrictamente financiera. Antes, durante y después de la inversión vamos viviendo conjuntamente con ellos la percepción de la idea de negocio, del producto, la madurez del mercado…y algunos de nuestros inversores lo hacen en primera persona, como nuestro socio David de Montserrat.

«A mí me gustaba el concepto de casa modular hacía años y solía mirar las webs de los fabricantes, pero lo que me animó a implicarme fue el impacto que podía tener en el medio ambiente el hecho que todas las viviendas, de serie y a un precio muy competitivo, tuvieran certificación energética A, pero sobre todo la reducción de estrés que aporta, tanto a un particular como a un promotor, la simplificación del proceso, la disminución radical de los plazos e implicarlos en las partes más placenteras y estimulantes del proyecto », explica.

Para este inversor, «los beneficios son 360º ya que beneficia al cliente pero también a muchas otras partes concurrentes en un proyecto de manera directa e indirecta puesto que la fabricación modular industrializada también ayuda a desestresar la vía pública, sin generar escombros, cortando calles de manera muy puntual y reduciendo la contaminación acústica a favor de los vecinos, ciudadanos y del municipio en general. Y finalmente mejora las condiciones de trabajo de los operarios que no deben estar expuestos a las inclemencias del tiempo y tienen un espacio fijo y mejor habilidad para trabajar que no ir de terreno en terreno y de obra en obra.»

«Entiendo que la reforma de viviendas o la restauración siga con métodos tradicionales pero desde que he invertido en The Kiwi Homes cuando veo por la calle una promoción inmobiliaria de obra nueva llena de paletas poniendo un ladrillo tras otro me parece del Pleistoceno. No puedo ser más claro. El día que desinvierta en The Kiwi Homes la rentabilidad será mucho más satisfactoria  habiendo contribuido a este cambio en positivo», asegura David de Montserrat.

David lo ha visto tan claro que incluso, y por primera vez en la vida, ha decidido a sacar adelante una promoción con una casa modular de Kiwi Homes. «En doce meses habremos comprado el terreno, fabricado y vendido una casa de obra nueva. Quien sepa de qué va esto ya sabe lo que significa. Lo puedo decir más alto pero no más claro», concluye.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin