K-ONFINAMIENTO BY KIWI

K-ONFINAMIENTO BY KIWI

Preguntas en pleno K-onfinamiento de Kiwi Homes

En plena ola devastadora de la pandemia de coronavirus parece un poco osado ser positivo, optimista o, cuanto menos, quizás sea demasiado pronto para plantearse según que cuestiones. Pero a pesar de hacer pocos días que en Kiwi Homes también estamos confinados y, como tantas empresas nuestra programación también ha saltado por los aires, no podemos evitar hacernos preguntas que nos gustaría compartir con vosotros.

No somos nada originales, lo sabemos. Porqué si un fenómeno ya se está dando es ver cómo muchísima gente hace un ejercicio de reflexión sobre sus vidas, sobre su escala de valores, sobre las paradojas de este frenazo mundial que provoca el COVID19, sobre el descubrimiento de muchas absurdidades que íbamos soportando sin ser más o menos conscientes, sobre el modo o los modos como hemos vivido hasta ahora y como pensamos que pueden ser estos modos a medio y largo plazo…

Nos estamos viendo obligados a vivir 24 horas recluidos en espacios de convivencia forzados, con usos improvisados que nos hacen analizar nuestro espacio vital y el de nuestros vecinos para apreciar aquellos aspectos que nos ayudan a pasar el confinamiento y/o lamentar aquellos que echamos de menos. Todo el mundo está de acuerdo en que no es lo mismo soportar el confinamiento con terraza o balcón que sin él, con mucha luz natural o poca, con un patio o un jardín o con muchos o pocos metros cuadrados.

Pero más allá de un confinamiento puntual y seguramente único en nuestras vidas está el cambio de paradigma que puede suponer para las sociedades desarrolladas ese mundo postcoronavirus. Y aquí vienen las preguntas que nos hacemos estos días y sinceramente, por mucho que suenen a retóricas, no tenemos respuesta.

Empezamos. ¿Las ciudades perderán población? Después de tanto predicar que el siglo XXI sería el de las grandes ciudades, de metrópolis descomunales por muy verdes e inteligentes que se puedan ser, ¿va a resultar que tenderemos a un cierto reequilibrio territorial para vivir espaciosos y con un acceso más fácil a la naturaleza especialmente ahora que se denuncia la desertización demográfica de muchas zonas rurales? El aumento de las videoconferencias, las infraestructuras y sistemas de transporte cada vez más rápidos, eficaces y eficientes, la comodidad del comercio electrónico, junto con una digitalización galopante de servicios públicos y privados parecerían facilitarlo, pero tampoco lo sabemos. ¿Sin las grandes ciudades, con la densidad de población que tienen y el consecuente riesgo de contagio, habría sido tan crudo el castigo del coronavirus?

Seguimos. ¿La configuración de las viviendas será la misma? ¿Con el incremento exponencial de teletrabajo forzado de estos días y que en muchos casos ha llegado para quedarse, la gente demandará una oficina pensada para trabajar más que adaptar una habitación cualquiera? ¿Los compradores e inquilinos aceptarán vivir en viviendas de nueva construcción que no tengan un alto componente de eficiencia energética tras observar boquiabiertos como cae en picado la contaminación del aire con pocos días de práctica inactividad o viendo como los canales de Venecia se vuelven transparentes? ¿Querremos vivir más en horizontal que en vertical? ¿Aceptaremos vivir sin un acceso digno al exterior?

En Kiwi Homes ya teníamos claro antes de la pandemia, y ahora en mayor mesura, que íbamos y vamos más que nunca a una revolución en los procesos y exigencias de la construcción. Por eso nacimos con una apuesta clara por la construcción off-site o, si se prefiere, la fabricación de viviendas y equipamientos modulares con eficiencia energética A de serie.

Y del futuro volvemos al presente. Todos recordamos como China edificó el macrohospital Wuhan Volcan en diez días el pasado mes de enero cuando la epidemia azotaba la ciudad. Más allá de un caso tan extremo tanto en plazo como en calidad de los módulos, este ejemplo nos permite entender cómo gracias a la fabricación modular como la de Kiwi Homes se puede dar una respuesta ágil, flexible y respetuosa con el medio ambiente a las necesidades tanto de vivienda como de equipamientos públicos y sin desvío de presupuesto. Hoy puede ser un hospital, mañana una guardería, un centro de atención primaria, una residencia de ancianos o una escuela. Y del mismo modo que se edifican se desedifiquen sin escombros, ruidos o polvo y se libera el terreno para pasado mañana convertirse en una zona verde o un área deportiva, por poner algunos ejemplos, en función de las dinámicas y necesidades demográficas. Acabamos y nos hacemos una última pregunta: han llegado los tiempos de los avanzados a su tiempo? Y en este caso sí tenemos una respuesta contundente: sí, absolutamente sí. En Kiwi Homes ya estamos preparados. Quedaros en casa por vosotros, por todos.