Kiwi Homes y los clientes socialmente responsables

Kiwi Homes y los clientes socialmente responsables

Kiwi Homes puede suponer en la contribución a la lucha contra el cambio climático gracias a la certificación energética A en el 100% de nuestros proyectos.

En ocasiones la actividad económica tiene unas repercusiones, unos beneficios colaterales intangibles para el bien de muchos y no tan solo de los de los directamente interesados. Y no hablamos de los beneficios que optar por el modelo de construcción modular de Kiwi Homes puede suponer en la contribución a la lucha contra el cambio climático gracias a la certificación energética A en el 100% de nuestros proyectos (https://thekiwihomes.com/nos-gusta-contribuir-a-cambiar-el-mundo/), que también, como en el ahorro de dolores de cabeza para el cliente cuando garantizamos un calendario de ejecución y un presupuesto bien fijados, sin cambios ni sorpresas.

Se habla mucho de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), que es muy importante si es sincera y no un simple lavado de imagen empresarial, pero nos gustaría hablar de otra RSC que podríamos llamar Responsabilidad Social Consumidora. ¿Por qué decimos esto? Cuando nuestros potenciales clientes quieren encargar un proyecto construcción modular a Kiwi Homes nos gusta mucho destacar y explicar que su apuesta va mucho más allá del interés particular, para que tomen conciencia de que cada euro destinado a su fabricación tiene mucho impacto en otros ámbitos y en múltiples beneficiarios.

Pongamos un par de ejemplos. Con el sistema de construcción modular de Kiwi Homes debe tenerse en cuenta que un 85% del proceso se hace en una fábrica. Este hecho implica, por ejemplo, que no instalamos grúas en el terreno, reducimos al mínimo en tiempo e intensidad los ruidos y la generación de polvo, prácticamente no generamos escombros y el corte intermitente de la vía pública se reduce a una jornada, en el caso de una vivienda unifamiliar, o muy pocas si se trata de un equipamiento o una vivienda plurifamiliar. Por no hablar de como todo esto beneficia el funcionamiento normal de un municipio, reduciendo las molestias a vecinos y ciudadanos así como la generación de residuos. De hecho, lo más normal sería que los ayuntamientos priorizasen o abaratasen las licencias de obras que contribuyen a alterar al mínimo posible y beneficiar al máximo la vida de los ciudadanos. Es una idea.

Y por último, y no menos importante, están los trabajadores que intervienen en la fabricación. A diferencia de los que participan en una construcción tradicional, pueden hacer su trabajo en unas condiciones incomparables. Los profesionales de la construcción modular trabajan sin estar expuestos a las inclemencias del tiempo y en unas instalaciones donde poder cubrir con comodidad sus necesidades básicas con aparcamiento, duchas, vestuarios y comedor y esto contribuye a a dignificar las condiciones de trabajo.

Por tanto, no es sólo «el cliente», sea un particular, un inversor o una administración, sino los vecinos, los ciudadanos, los trabajadores …somos todos en definitiva. Los clientes que optan por Kiwi Homes hacen mucho más de lo que se piensan con su dinero y la ilusión que ponen en sus proyectos. Son unos clientes socialmente responsables.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your comment:

Your name: